Personaje valenciano: Padre Jofre

Padre-Jofre-2Un valenciano (Joaquín Sorolla) contribuyó, con una famosa pintura, al reconocimiento que merecía otro valenciano, el Padre Jofré, que fue por delante de su época en la protección a las personas con enfermedades mentales.

Su obra “El Padre Jofré defendiendo a un loco” refleja un episodio de la vida de este religioso nacido en el SXIV. Estudió Derecho antes de abrazar la vida religiosa, y se dedicó a dar asistencia a los cristianos cautivos por los musulmanes en la Reconquista. De esta forma tuvo conocimiento sobre las prácticas terapéuticas que los musulmanes aplicaban a los enfermos mentales, las más avanzadas de su época. En ese período, los cristianos consideraban a los enfermos mentales poseídos por el demonio , dando lugar a abusos y ataques contra su integridad física.

A raíz del incidente que ilustra la pintura de Sorolla, en el que detuvo una pandilla de jóvenes que estaba apedreando a un joven demente, el Padre Jofré cambió su sermón de inicio de Cuaresma. Ese día de 1409 su predicación se centró en la obligación de protección hacía estos enfermos, conmoviendo a la sociedad que le escuchaba, y generando una corriente de apoyo que llevara a la creación del primer hospital psiquiátrico del mundo. El edificio que acogió a esta institución es lo que actualmente es la Biblioteca Valenciana, en la C/ Hospital, y en sus instalaciones se buscaba tanto que los enfermos estuvieran protegidos y tratados con amor como que no pudieran hacer daño a otros ciudadanos. Dentro de las áreas que se cubría en este hospital entraban trabajos manuales, de huerta, bordado, ejercicio, terapias de rehabilitación e higiene adecuada.

El Padre Jofré fundó también el primer orfanato para niños pobres en Valencia, junto con San Vicente Ferrer, un patronato de protección y reinserción de prostitutas y una hospedería en el Puig para peregrinos con pocos recursos.

Personajes con esa visión de futuro y entrega hacia los demás son los que consideramos que de vez en cuando hay que rescatar del olvido, para que nos inspiren con su vida, y lo que llegaron a conseguir.

Texto: Victoria González de Buitrago

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.